Calasparra

Es sinónimo de buen arroz, tanto que es el único en España con denominación de origen. Los arrozales y su color verde esmeralda constituyen las señas de identidad de esta villa de más de 700 años de antiguedad.Cuatro ríos tiene Calasparra: el Argos, el Quípar, el Segura y el Alharabe. Una característica que atrajo al hombre desde el Neolítico, como lo demuestra la cueva de los Monigotes. También hay testimonios de poblaciones argáricas e ibéricas. Los romanos dejaron, entre otras cosas, un acueducto en el paraje de los Arcos de la Rambla. También hay huellas del paso de los árabes, tanto en la Villa Vieja como en el castillo, modificado luego por los cristianos.

Por ello hay tanto para ver en la villa y en el magnífico edificio de la Encomienda, que en tiempos fuera almacén de granos y cárcel y hoy acoge al Museo Arqueológico. También en el Archivo Histórico, situado en una estupenda construcción renacentista, El Molinico. Asombroso resulta el santuario de Nuestra Señora de la Esperanza, patrona de Calasparra, excavado en la roca viva a orillas del río Segura.

Muy cerca se encuentra el Cañón de los Almadenes, por él que discurre poderoso y limpio el río Segura. Allí explotaban los árabes un espectacular yacimiento de azufre rojo. Las zona es ideal para recorrerla en piragua o balsa neumática.

La Cueva del Puerto es la más importante la Región, pero no la única. Ya que el municipio cuenta una amplia red de cavidades que atrae a los aficionados a la espeleología.

Para disfrutar tranquilamente de todo esto, Calasparra ofrece alojamiento en molinos y casas de labor y también albergue y zonas de acampada. Y por supuesto, no hay visita completa sin probar su arroz, ya sea con pollo, verduras, alubiones, conejo y caracoles…

 calasparra

Más información sobre Calasparra

Ayuntamiento de Calasparra